¿Se comerá el m-commerce al e-commerce?

Share on linkedin
Share on twitter

Los avances en los sistemas de pago y las mejoras en las aplicaciones auguran un gran futuro al comercio electrónico móvil 

1992 fue un año muy especial. Los Estados europeos ratificaron el Tratado de Maastricht, Entró en vigor, con antelación, la libre circulación de personas en el espacio europeo y se celebró una de las mejores olimpiadas de la historia en Barcelona. No obstante, a pesar de estos grandes hitos uno, en concreto, pasó de puntillas para el gran público. En noviembre de aquel año, el gigante International Business Machines Corporation (IBM) se estrenó en el mercado de los teléfonos móviles con el IBM Simon, un dispositivo que integraba las hoy obsoletas Personal Digital Assistant (PDA). Nacía así, el primer Smartphone.

Hoy, 25 años después del primer teléfono ‘inteligente’, hoy, 25 años después del primer mensaje de texto enviado de un dispositivo a otro, los móviles siguen atrayendo los focos de las innovaciones tecnológicas por su gran capacidad para adaptarse a las necesidades del mercado gracias, sobre todo, a las aplicaciones móviles. Por eso no es de extrañar que el comercio electrónico, el e-commerce, haya encontrado en los dispositivos y en las apps unos poderosos aliados.

El conocido como m-commerce, o comercio electrónico desarrollado para apps móviles, tiene cada día más adeptos. Y no nos referimos al acceso a páginas web mediante el dispositivo. Las aplicaciones de venta online como Wallapop o Amazon son archiconocidas, pero las empresas de transportes de pasajeros también están sacando un alto rendimiento a los móviles gracias a las apps.

 La razón es que descargar la aplicación de, por ejemplo, una compañía aérea en tu móvil, elegir destino, escoger forma de pago, bajar un código QR, incorporarlo a tu passbook (si tienes Iphone) y evitar interminables colas en los aeropuertos cuando viajas a tu destino favorito no tiene precio. Es comodidad.

Una comodidad,  que existe, en gran parte, porque no nos despegamos de nuestros móviles, porque es más fácil integrar ofertas mediante las aplicaciones y porque cada vez se desarrollan más utilidades para los dispositivos. Por eso no es de extrañar que el m-commerce desafíe al comercio electrónico “tradicional”. Un móvil siempre es más fácil de transportar que un ordenador y las apps, como canal de venta, se adaptan mejor a las necesidades de los clientes que, por lo general, desean tener todo reservado y bien planificado en sus experiencias. 

Los avances están mejorando la experiencia de compra en el móvil 

En este sentido, en un artículo de la web norteamericana Business Insider (BI), The Rise of M-Commerce: Mobile Shopping Stats & Trends indica que las empresas del sector están abordando los problemas que más preocupan al usuario a la hora de comprar mediante el teléfono móvil. Entre los problemas que inquietan a los consumidores están las formas de pago, pero el mercado chino parece haber dado en la tecla mediante sistemas como Alipay que en 2013 superó al todopoderoso Paypal y  que, gracias  sus más de 520 millones de usuarios activos,  gestiona más de 100 millones de transacciones diarias. El crecimiento de Alipay va estrechamente ligado a su capacidad para innovar y este pasado mes de septiembre, tal y como informa Pere Condom-Vilà el blog Technology & Entrepreneurship, han incorporado en su app móvil un sistema de reconocimiento facial. 

Esto está impulsando el m-commerce hasta el punto de que un estudio realizado en 2016 por Lexis Nexis, una empresa que se dedica a la investigación legal asistida por ordenador, señala que este tipo de comercio se convertirá a corto plazo en el preferido por los consumidores norteamericanos. Y esto hay que ponerlo en contexto porque esta misma publicación estima que para el 2020 el m-commerce podría alcanzar en Estados Unidos la mareante cifra de 284 mil millones de dólares o, lo que es lo mismo, el 45% del mercado total del e-commerce estadounidense. Impresionante, ¿no?.

Aún hay más, porque tal y como indican algunos estudios de Google sobre cómo influyen los sitios web y las aplicaciones móviles en el comportamiento de los usuarios en Europa, Oriente Medio y África (EMEA) publicada este año arroja que el 60% de los encuestados opina que las aplicaciones se cargan más rápido que los espacios web y el 62% cree que ofrece una navegación más sencilla. Asimismo, el 41% de la encuesta ya ha descubierto la utilidad de descargar aplicaciones comerciales en las que se integra mejor la oferta de un cliente que cada vez utiliza más su dispositivo para investigar, reservar y evaluar sus experiencias en los viajes de ocio. 

El e-commerce en el sector de la nieve 

Por este motivo, no es de extrañar que cada vez sean más los comercios que integran un canal de compra móvil e invierten en la mejora de sus tiendas online con el objetivo de aumentar ventas. También en el mundo de la nieve donde es necesario destacar el espectacular crecimiento de la empresa estadounidense Liftopia con la venta electrónica de forfaits utilizando un sistema de yield  management (el mismo sistema que utilizan las compañías aéreas o los hoteles en sus webs) que consigue ofrecer mejores ofertas a los esquiadores. 

Europa tampoco se ha quedado atrás. En el viejo continente empresas como Skioo, que ofrece un forfait común para  muchas estaciones en Suiza, Travelski o Esqui.com – que usan sus propias apps para lanzar sus forfaits y paquetes promocionales- conocen la vital importancia de adoptar minuciosas estrategias comerciales tanto en e-commerce como en m-commerce. Estas empresas, junto al Grupo Aramón en España, están abriendo una nueva era en el snow commerce

El Club Aramón

En la comunidad de Aragón, el Grupo Aramón, compuesto por cuatro estaciones de esquí, se ha puesto manos a la obra. Y no les va mal. La temporada pasada, en su primer año,  consiguió que su aplicación, desarrollada por Skitude, fuera descargada por más de 20.000 clientes. 

Valorada con más de cuatro puntos sobre cinco la app de los resorts se situó en el Top 10 de las descargas de deporte en el país. Este año presenta nuevas novedades como la integración de su tienda online  de forma nativa en la app y la creación del Club Aramón.  

El Club Aramón es un programa de fidelización, un estrategia comercial,  que no sólo permite la compra y recarga de forfaits. Además, ofrece a sus miembros varias ventajas como descuentos en pistas o un precio reducido por la compra online. A esto se añade el hecho de que con la misma cuenta y el mismo usuario, se puede acceder a la plataforma de gamificación Skitude. De esta forma, el esquiador puede registrar sus días de esquí, consultar sus estadísticas y compartir su experiencia con otros miembros del Club Aramón

 Web del Club Aramón https://www.clubaramon.com/

Share on twitter
Share on linkedin