10 Beneficios de apostar por el acceso instantáneo a pistas ‘contactless’

cover-skidata-social-distancing-2
Share on linkedin
Share on twitter

Me encanta esquiar, y para muchos de nosotros esta es la actividad perfecta durante el invierno porque se mezcla el deporte, la naturaleza y la posibilidad de compartir momentos de calidad con la familia y amigos… pero al mismo tiempo cuesta entender cómo es que en pleno siglo XXI, ‘el de la digitalización’,  a menudo aún tenemos que sufrir largas colas en taquillas que nos hacen perder un tiempo precioso antes de poder calzarnos los esquís, o tabla de snow, y coger el primer remontador. 

Colas en estaciones de esquí de primera categoría de los alpes o norteamérica siguen siendo una estampa habitual

La respuesta a esta cuestión no es única, pero partiendo de la base que la mayoría de las estaciones tienen puertas de acceso automático (con tarjetas RFID, de momento…), acabar de hacer una apuesta decidida por la digitalización está en manos de las propias estaciones, el resto vendrá sólo. Y digo apuesta decida, porque en la mayoría de los casos estamos viendo que la apuesta no es total y, por tanto, no acaba de ser lo efectiva que debería. 

Por este motivo, y una vez acabada la temporada de forma precipitada, me ha parecido interesante actualizar los que considero los 10 principales beneficios que tiene el apostar por sistemas de acceso instantáneo a pistas ‘contactless’, añadiendo alguno de nuevo consecuencia del nuevo escenario que nos tocará vivir una vez superada la crisis del coronavirus, o la cada vez más cercana compatibilidad total de las puertas de acceso con el bluetooth de nuestros smartphones.

Desde el punto de vista de esquiador, los beneficios de un sistema de estas características son:

#1 Directo a pistas. Sin colas

Lo dicho. El principal valor de un sistema de venta online y acceso instantáneo a pistas es reducir al máximo los tiempos de espera hasta que puedes de manera efectiva esquiar. Así, una vez se dispone de una tarjeta RFID compatible con la estación, todo sistema de estas características permite que uno mismo lleve a cabo la recarga online para un día concreto, sustituyendo la activación manual que se hace tradicionalmente en taquillas, y ya tenemos la tarjeta autorizada para entrar a pistas sin más preámbulos.

#2 Pick-up automatizado para la primera compra. 

La primera compra normalmente suponía tener que recoger la tarjeta en un punto de la estación y, por tanto, también potenciales colas. Pero actualmente existe la posibilidad de instalar distintas máquinas dispensadoras en lugares estratégicos dentro y fuera de la estación para que simplemente escaneando el QR generado al terminar la compra online, se obtenga la tarjeta ya validada de forma automática, tal y como se puede observar en la imagen superior. Alternativamente, las tarjetas se pueden enviar directamente a casa en cuestión de 24 horas, tal y como estamos acostumbrados a recibir muchos otros productos ecommerce actualmente.

 

#3 Contactless para una mayor protección. 

Consecuencia del nuevo paradigma post-covid, muchos esquiadores, y muy probablemente las propias autoridades, demandarán la implementación de sistemas de compra y de control de acceso ‘social distancie friendly’, para una mayor protección del cliente y trabajadores. Está claro que las largas colas en taquillas se tendrán que gestionar de otra manera, o directamente apostar por sistemas digitales como el propuesto.

Imagen Skidata

#4 Directamente con el smartphone. Sin tarjeta RFID de plástico. 

A parte de ser más sostenible, sería mucho más cómodo para todos poder ir directamente a pistas con tu Smartphone, ahorrandonos todos tener que producir y distribuir miles de tarjetas que tienen un coste y un impacto medioambiental no negligible. La sustitución absoluta de las tarjetas está lejos, pero el uso de tarjetas de plástico se podría disminuir drásticamente, fomentando la reutilización (económica circular), o directamente usar el bluetooth del teléfono móvil como alternativa. Esta posibilidad no está 100% implementada en las estaciones, pero esta temporada una estación austriaca ha sido la primera en introducir esta posibilidad. No hay duda que cuando esté implementado de manera masiva, será claramente un game changer para todos, y la experiencia será 100% digital, mobile y libre de plásticos.

 

#5 Una tarjeta compatible con múltiples estaciones de esquí a la vez.

A los esquiadores que les gusta esquiar en varias estaciones durante la temporada, tener que comprar una tarjeta en cada estación, y tenerlas que gestionar a través de distintas cuentas, supone un verdadero dolor de cabeza. Es por este motivo que las estaciones deberían facilitar el acceso directo a pistas con tarjetas o Apps de terceros, y no solo limitarlo con las tarjetas de la propia estación. Ha quedado demostrado que servicios como el de Skioo no canibalizan los productos de la propia estación, y contribuyen a bajar las barreras de acceso a pistas de aquellos esquiadores más ocasionales, entre otros beneficios.

 

#6 Precios dinámicos y pagos flexibles. 

Pagar después de esquiar, comprar de manera anticipada para obtener un mejor precio, u obtener precios más reducidos a medida que esquías más días, son opciones muy valoradas por parte del esquiador, pero solo son posibles mediante sistemas de venta y control de acceso completamente digitales.

Hasta aquí los beneficios que considero más relevantes para los esquiadores, pero desde un punto de vista más de la estación, añadiría los siguientes:

 

#7 Incremento de los ingresos online vía la atracción de nuevos esquiadores y fidelización existentes. 

Un sistema de estas características permite a los responsables de marketing y ventas de las estaciones de esquí promocionar su estación por todo el espectro digital existente, tanto para atraer nuevos esquiadores, como fidelizar los existentes mediante un ticket medio mayor o mayor recurrencia.

 

#8 Obtención de datos cliente para conocerlo mejor, y realizar propuestas más personalizadas y efectivas. 

No hay ninguna duda que para conocer y poder contactar con el cliente se requiere de una capacidad de generación de datos que únicamente tiene sentido en un entorno plenamente digital. De hecho, las estaciones de esquí tradicionalmente conocen poco de los clientes, ya que desde las propias taquillas no hay capacidad de recolectar datos, ni es tan solo la prioridad. Luego, la obtención de esta información se reduce en muchos casos a sólo los esquiadores con forfait de temporada. Canalizando las ventas e interacciones con el cliente a través de internet, esta capacidad de conocer y estar permanente conectado con el cliente cambia radicalmente.

 

#9 Ahorro de costes operacionales, y costes más variables. Capex reducido.

Implantar sistemas de estas características permite a las estaciones de esquí la optimización del número de taquillas que se deben tener (costes fijos) para hacer frente a los picos de primera hora, pero que en muchos otros momentos del día o la semana están claramente sobredimensionados. De hecho, la tendencia es la de reconvertir las taquillas a puntos de atención al cliente de más calidad, y la pura compra sea automatizada. 

Por otro lado, fomentar la reutilización de las tarjetas recargables, o el uso del teléfono móvil, es una manera de reducir costes también, que requieren a menudo de importantes aprovisionamientos antes de empezar la temporada, con el impacto en tesorería que esto tiene.

Los gastos de publicidad y marketing digital pueden ser más económicos que muchas de las campañas offline que tradicionalmente se vienen haciendo, además de tener la capacidad de poder medir su efectividad a nivel de ROI. 

En definitiva, la digitalización permite escalar hacia arriba o hacia debajo de manera más fácil, convirtiendo algunos costes tradicionalmente fijos en variables. Y gracias a proveedores de soluciones especializados como Skitude, reducir drásticamente el Capex necesario.

 

#10 Maximización de la rentabilidad. 

La capacidad de aumentar el volumen de negocio, unido a la reducción y variabilización de los costes, nos lleva directamente a tener las palancas necesarias para aumentar márgenes y maximizar la rentabilidad de la estación.

 

La contribución de Skitude al sector.

En 2012 nos propusimos empezar a conectar a esquiadores y entusiastas de la montaña a través de una aplicación móvil especialmente diseñada para ellos, brindándoles más comodidad y diversión cuando visitan cualquier estación. Y viceversa, conectar estaciones con sus potenciales clientes a través de esta misma aplicación, y/o otra de tipo marca blanca más personalizada.

Con el paso de las temporadas vimos que estas aplicaciones se convertían para muchas estaciones en su canal principal de publicidad y comunicación, y desde hace ya más de tres temporadas están listas para poder comprar y recargar tarjetas RFID y facilitar el   acceso instantáneo a pistas ‘contactless’.

 

Skitude-Services.png
Ejemplos de las más de 30 estaciones que utilizan la solución Resort Instant Access de Skitude. Solución que des de la pasada temporada, también nos permite crear puntos de venta online directamente integrables en la web de la estación.

Siguiendo esta línea, en 2019 Skitude incorporó a su portfolio de servicios a Skioo, una tarjeta de acceso instantáneo a pistas, en modalidad post-pago, compatible con más de 40 estaciones a nivel internacional, totalmente compatible con los canales y tarjetas propias de la estación.

Skioo Instant Access Pass en tres simples pasos

Finalmente, me gustaría destacar una de las iniciativas más prometedoras que tenemos, y en la que ya estamos trabajando, consistente en que las aplicaciones Skitude puedan abrir directamente las puertas sin necesidad de tarjeta, ni sacarse el teléfono del bolsillo. 

Publicado por

Marc Bigas

Marc Bigas

Skitude CEO & Co-founder
Esquiador y cofundador experimentado con un historial demostrado de trabajo en la industria de servicio y tecnología de la información durante más de 15 años.